lunes, enero 24, 2011

Hoy... Qué Redios de adicción? ¿Comer papel higiénico?

En Estados Unidos ha empezado esta serie de documentales titulados "My Strange Addiction", Mi Extraña Adicción, un programa que hará las delicias de los morbosetes como nosotros.
En el vídeo os presento a Kesha, adicta a comer papel higiénico. Le gusta el tacto que tiene contra la lengua. Puede comerse medio rollo de esos dobles en un día. Lo disfruta especialmente en el cine, donde pasa más desapercibida. Se lo lleva en bolsitas, tiene un rollo en la guantera... En fin, que no puede pasar sin ello.
La serie incluye otros episodios como la adicta a comer tiza, la que come detergente, la que hace pesas sin parar... Y también otra chica que es adicta a su secador de pelo. Duerme con él, encendido, claro. Le gusta el aire caliente sobre las piernas y otras partes del cuerpo. Una vez una amiga suya se lo apagó a la noche y ella, a pesar de tener el sueño muy profundo, se despertaba para volverlo a encender.
Supongo que pronto aparecerán más vídeos, ¡a disfrutar!

12 comentarios:

Esther dijo...

Ay señor!!!

Pero qué tristeza me producen estas noticias! Por no decir mala leche vaya!

Con la de cosas ricas, deliciosas, irresistibles que nos ofrece la madre naturaleza ¿pórque carajo hay gente que tiene estas averías en el paladar y en el cortex cerebral?

En fin, que hostia bien dada se merecía! Por decir algo suave! je je

Anica dijo...

Pero... ¿le quieres dear una hostia a la pobre Kesha?
¡Ah, no! te refieres a que quizá su adicción mejoraría si cambiara el papel higiénico por OBLEAS finas. Yo también lo he pensado, el tacto es parecido y aunque será más caro, seguro que es mejor para la salud.
La noción de cosas "ricas", "deliciosas" e "irresistibles" es tan subjetiva como puedes ver en los vídeos. Gracias Esther!

Xabier Luna dijo...

Cierto es Esther, con la de cosas ricas que hay en el mundo y encima la de pasta que se gastará en papel higiénico. Pero mirarle el lado práctico, cuando caga se limpia a la vez.

Anica dijo...

jaja, eso es verdad. Gracias Xabier

Esther dijo...

Jaja

Cuando yo iba a la uni (era muy pobre y tenía muy malas influencias, ejem) recuerdo (sin ningún orgullo claro) que mangabamos el papel higiénico de la facultad... Lo llamabamos operación pH y una amiga mia era especialista en llevarse en la mochilla esos rollos gigantes que te obligan casi a arrancar el cacharro que los protege.
La adicción de esta tal Kesha me ha hecho reflexionar... no robabamos papel higiénico ¡robabamos comida!
Eso queda mejor sin duda. Y me doy cuenta de que pude acabar como la tía esta devorando rollos y rollos je je.

Gracias a Dios que además me educaron en sólidos valores y donde esté un plato de lentejas y otro de jamón ¡qué se quite el empapelau más sexy del mundo!

Con todo lo que he escrito me doy cuenta que he desvelado un capítulo muy oscuro de mi misterioso pasado y lo que es aún peor ¡que podría haber protagonizado uno de tus capitulos sobre frikis Anica!

ja ja

Argggg

Anica dijo...

¡Operación pH! ¡Me gusta! Yo creo que habrá pocos seres humanos en el mundo desarrollado que no hayan mangado algún rollo de papel higiénico. Máxime cuando eres estudiante y tienes claras las prioridades: Antes te tomas una caña que comprarte 6 rollos.
También creo que pocos seres humanos habrá que no sean dignos de aparecer en mi blog, por una cosa u otra... Gracias Esther, me ha gustado tu "confesión" :)

Joseba dijo...

Nunca hubiese imaginado que por comer papel higiénico fueras un adicto, en todo caso "adictiogiénico", limpio por fuera, limpio por dentro.

De todas formas, querida Anica, no lo veo anormal, en tiempos donde desde el reino de la cola-loca se impulsa la pureza, la búsqueda de la limpieza interior debería ser admirada, no vilipendiada.

Anica dijo...

Es una buena forma de verlo, Joseba, y como siempre a la vez con tu crítica a los imperios :) Gracias

Mns dijo...

Si el papel higiénico se lo lleva a la boca. Yo me pregunto, ¿cuando empuña un plátano, qué hace con él?

Anica dijo...

Hm... ¡no sé pero cualquiera le manda a echar una carta al buzón! Gracias Mns

Anónimo dijo...

Llegue a te articulo porque tengo un problema similar, no es que me guste el papel, muchas veces y cada vez lo hago mas seguido, inconcientemente termino comiendo papel de cualquier tipo, no crei que fuera una adiccion y veo que no soy la unica, es un vicio creanme es tererible, no se porque lo como no se!!!! Buscare ayuda psicologica, bueno bien dicen que el primer paso es reconocer que tenemos un problema y ya lo hice

Anica dijo...

Anónimo... sobre todo tranquilidad. En sí comer papel no cumple criterios de adicción, pero cualquier comportamiento puede ser adictivo. Hay gente enganchada al cabreo, por ejemplo. En cualquier caso, si es algo que quieres cambiar, adelante! busca ayuda, claro que sí! ánimo, un abrazo