miércoles, junio 22, 2011

Hoy en Qué Redios?!... BIID o lo que es lo mismo: "¡Este cacho de mi ser no es mío!"

Ya hablé en otra entrada del síndrome de la mano ajena. Lo que os presento hoy es el Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal, BIID en sus siglas en inglés. Las personas con este trastorno sienten que un trozo de alguna de sus extremidades no es suyo, no forma parte de su imagen interna.
Lo sienten desde pequeños y la psicoterapia no les ayuda. Su vida la califican de "infierno", y el único alivio es la amputación de esa extremidad. Debido a que un médico no amputaría un miembro sano, muchos de los Biid sufridores recurren a trágicas decisiones, como poner la extremidad en la vía del tren, pegarse un tiro en la misma, etc. Robert Smith, en Escocia, fue uno de los pocos que realizó este tipo de amputaciones.
Ninguno de los que han sido amputados se arrepiente.
¡A quién no le pasa que se mira la tripa y siente que eso no debería estar ahí!


BIID: Trastorno de identidad de la integridad... por raulespert

6 comentarios:

Joste dijo...

que redios... bueno, mientras esa parte de su cuerpo no sea vital para poder vivir digamos que se puede permitir, pero si piensa que es el cuello lo que no es suyo... mala solución.

Julia Igúzquiza dijo...

Yo no me libraría de nada!!!

Esther dijo...

Jolín, que cosas no?

Al ver esto a mí me han surgido dos cuestiones:
¿rechazas tu propia pierna y luego aceptas una prótesis? ¿no habría un modo de trabajar la mente para que contemplara la pierna en discordia como un anexo, una prótesis?
Por otro lado, también he pensado, a la mujer no la menciona, no sé si está con ella o no, aparecen los hijos que parecen llevarlo bien pero joe ¡qué duro también para la pareja! no? Es evidente que hay traumas peores que perder una pierna pero tiene que tener lo suyo también aceptar con normalidad ese conflicto mental de "no es mio, no lo quiero".. "ya cariño, pero no te molesta para nada y así podemos hacer piececitos en la piscina".... "pues ya los haremos con la prótesis, eso no es mio y me molesta"
Lo dicho, ¡qué cosas!

Angélica Lopez de la Manzanara dijo...

Cito a la santa wikipedia:

Una persona que sufre de BIID desea tener amputadas una o más de sus extremidades. Este trastorno no debería confundirse con la acrotomofilia, que es el deseo sexual por alguien que ya tiene algún miembro amputado. Dentro de la comunidad BIID, los acrotomófilos son llamados «devotos». De todos modos, parece haber alguna relación entre los dos desórdenes, habiendo individuos que padecen ambos.


Hoy contemplo la naturaleza con sentido poético. Tal vez sí exista un plan maestro.

Anica dijo...

Joste, yo también he pensado eso... que puede haber fallos en el cerebro mientras se forma, pero no tan garrafales como no asimilar el cuello como propio, jeje.
Julia, claro que no, pero en tu caso cualquiera!
Esther, yo también pensé en eso... supongo que nos cuesta pensar en la imagen como algo interior, que no puede disimularse, una sensación interna que no puede "trucarse" con lo exterior. Una pena, porque la pierna le servía para andar estupendamente.
Angie! me anoto lo de acrotomofilia... Y sí, para cada roto hay un descosido gracias al plan perfecto de Dios ;)
¡GRACIAS a todos, seres perfectos!

Anónimo dijo...

A mí me pasa un poco con los mocos, lo del Biid, digo. No sé no los asimilo como míos, aunque depende del día porque también soy mocófago. Qué Redios de vida.